viernes, 29 de noviembre de 2013

#045 Bulgaria. Un destino barato y muy interesante.


Autofoto en Sofia, Bulgaria
Parece que cuanto mas me alejo del centro de Europa mas barato es todo. Llegué a la capital de Sofia con muchas expectativas y no me ha decepcionado. Por primera vez, hice un freetour, que en dos horas nos contaron la historia del país y paseamos por los alrededores de los principales edificios. Es fascinante descubrir el pasado de estos territorios cercanos a Turquía. Todos tienen arquitectura e influencia de los otomanos. Para los que leísteis el relato de Serbia, aquí también se dieron mandanga de la buena. Lo mas interesante de la capital es comprobar que tienen a pocos metros de distancia la iglesia ortodoxa, la católica y la mezquita.

Acampada en frente del parlamento, Sofia, Bulgaria.

Si viajáis por aquí comprobareis que las letras cirílicas están en todos lados, debido a que en Bulgaria crearon el alfabeto (no en Rusia, como yo creía), pero al menos se han portado con los chicos de provincia y tienen sus carteles en inglés. El metro es bastante moderno y tan solo cuesta 1 lev (50 céntimos. nov 2013). Cada día en la capital hay manifestaciones para que el gobierno dimita, aunque la que he visto yo, había mas policías que gente (eso me recuerda a algo...), pero a su vez, los que están a favor del gobierno también se concentran por el centro. En fin, la crisis también aprieta en los balcanes, incluso mas, porque según Emily, mi CS, los sueldos rondan los 300-400 euros y los alquileres de piso mas o menos igual. Los precios es lo que mas llaman la atención en Bulgaria, pero claro, para los que venimos de los países "ricos" europeos, ya que para ellos es complicado cogerse un avión e irse de tapas.

Empapado en Veliko Tarnovo, Bulgaria.
En Sofia pase tres noches, lo que me sirvió para relajarme. Me quedaba la última ciudad en Europa, pero el destino quiso que no fuera así. Mi idea era pasar dos noches en Plovdiv, pero mi CS me dejó tirado la noche antes, por lo que Emily me recomendó ir una noche a otra ciudad: Veliko Tarnovo, y allí que me fui. Al día siguiente, la ciudad amaneció nevada y mi visita a esta encantadora ciudad se vio truncada, aun así, luche contra resbalones y ventiscas y visite la fortaleza entre tinieblas. Un enorme recinto en el que no me dieron información alguna, por lo que entre a tientas, subiendo escaleras, pisando constantemente nieve virgen y azotándome el viento en la cara. Me sentía cual alpinista, pero estaba en tierra firme (resbaladiza, pero firme). Desde luego que en verano se podrá disfrutar mas, pero las vistas desde lo alto con todos los tejados nevadas parecía sacado de un cuento de navidad. En esta ciudad me acogió en el ultimo momento una simpática francesa que hablaba castellano, por lo que estuvimos hablando largo y tendido en su casa refugiados del frío.

Veliko Tarnovo, Bulgaria.
Plovdiv no desmerece tanto como me lo había sugerido Emily. Tiene un casco antiguo empedrado (muy útil para torceduras de tobillo) con mas de cincuenta lugares que visitar. Tal es así, que tienen un 'pasaporte' que te sellan en cada lugar que visitas. De nuevo, hice el 'free tour' en el que no me perdí ningún detalle, entre otras cosas porque era el único turista. Plovdiv esconde bajo sus suelos una cantidad enorme de restos románicos, desde un circo donde hacían las famosas carreras de carros hasta teatros, y todo eso porque fue capital del imperio romano en esta zona.
Teatro romano en Plovdiv
Casco viejo en Plovdiv.

Después de haber estado viajando durante dos meses y alojado en casas de couchsurfıng, en Plovdiv pase la noche en mi primer hostal. A pesar de ello, mi presupuesto ha ido mejor de lo que esperaba y mis ánimos siguen con energía para enfrentarme a mi nueva ruta por Turquía. Ciao Europa.





Entradas populares