martes, 22 de octubre de 2013

#016 Workaway en Montpellier.


Pintando muros, Montpellier

Workaway es una web donde puedes hacer voluntariado de todos tipos, desde cuidar niños hasta construir casas de un grupo de amigos franceses como fue mi caso. Solo tienes que pagar veinte euros en la web para ver el listado de gente que necesita ayuda y ves lo que ellos te ofrecen. En general, es el alojamiento y en otras, ademas, comida.

He estado una semana en Montpellier en la casa de Martha, una de las mujeres que forma parte de este grupo que ha decidido construir su propia casa ecologica con muros de madera y paja (para mi algo nuevo). Mi contacto con la obra fue muy breve hace años cuando fui un aprendiz de fontanero, por lo que lo unico que podia ofrecer eran mis brazos para mover ladrillos, cortarlos, picar y cavar la tierra.

La experiencia fue durante una semana, por lo que mas que aprender ha sido experimentar y vivir un tiempo tranquilo en un sitio y, ademas, comer como los angeles. Estoy encantado con la costumbre francesa de comer queso despues de cada comida, por no decir de los postres que me deleitaban cada dia.

Los cimientos del proyecto

Aqui encontre tambien a una chica alemana que habia terminado su bachiller y, antes de decidirse por lo que estudiar en la universidad, queria viajar y hacer voluntariados. Hablando con ella me preguntaba yo mismo por que no lo hice esto antes. El trabajo en si no es nada nuevo, pero si el convivir con una familia en el extranjero, conocer nuevas culturas y tener experiencias nuevas.

Martha no solo ha sido encantadora en casa, si no que ademas me llevo a un concierto de jazz (Montpellier tiene un monton de festivales de musica, danza y cine. En verano esto tiene que estar a tope). El concierto era en un centro civico y lo curioso no fue la musica en si, que fue algo aburrida, si no que una mujer mayor se me acerco al oirme hablar español. Era madrileña, pero llevaba viviendo alli desde los catorce, por lo que se le habia olvidado como se decia en castellano el pañuelo que llevaba en la garganta (ella pensaba que la palabra 'pañuelo' era solo para el de los mocos; me quede con la duda)

Para despedirme de Montpellier, el domingo estuvimos en la playa. Un viento fuerte nos acompaño hasta el final del camino donde habia una catedral romana. 

Despues de una semana de descansa, sigo 'on the road': Marseille, Nice y Turin (Italia).





Entradas populares