martes, 8 de octubre de 2013

#007 Inicio de viaje.


Un servidor con Donostia al fondo

El 30 de septiembre llegue a Donostia desde Valladolid en coche, gracias a Manu, un chico de Blablacar. Como mi viaje empezaba en octubre, mi mochila tenia chaqueta y jersey de invierno, pero parece ser que el sol no quiso irse y vi la playa de la Concha llena de gente bañandose. Eso era empezar bien. Una de mis ciudades favoritas dandome esta bienvenida. 

Sara, una amiga que vive en esta maravillosa ciudad, me recogio por la tarde y estuvimos poniendonos al dia. Estuve dos dias con tiempo de verano en el que aproveche para visitar el Monte Urgull. Alli me encontre con unos americanos que venian de Portugal y estaban encantados con la ciudad.  Subir a lo alto del monte no es solo para ver la ciudad desde alli, si no para ver los restos de historia de la ciudad.

El 2 de octubre emprendi mi aventura "on the road". Sara me dejo en una gasolinera para hacer autostop. Tuve suerte y en media hora me recogieron. Me dejaron en Irun, donde media hora despues me volvieron a coger para llegar a Bayonne en un total de dos horas.

Bayonne


Bayonne (o Baiona) me ha sorprendido por la cultura vasca que tiene. Un propio barrio, sus fiestas similares a los San fermines y, lo mas llamativo, su propia moneda: el eusko. Reconocida por el estado frances y con el que se puede comerciar solo en la ciudad. La ciudad es pequeña, pero tiene una catedral gotica patrimonio de la humanidad. La vida aqui es muy de terrazas y el centro peatonal es una maravilla para perderse entre sus callejuelas.

Aqui estuve en casa de Jean Marc, de Couchsurfing. Todo lo que diga es poco para describir lo bien que me ha tratado. Me cedio su cama, mientras el dormia en el sofa. Comimos y bebimos hasta hartarnos y tuvo tiempo de enseñarme la ciudad. Toca el organo en las iglesias, sobre todo en funerales. El me llevo a Biarritz donde de nuevo me cautivo el mar.

El 3 llego la lluvia, aunque me moje un poco esperando, un coche paro. Una mujer con su hija se compadecio de mi. Me dejaron en un peaje y alli me recogio un hombre que solo hablaba frances.

Pau,con los pirineos al fondo.

En Pau estuve solo un dia en casa de Aurelie, de couchsurfing. La ciudad es pequeña, pero tiene una panoramica de los Pirineos estupenda. Despues de cenar, demostre mis dotes tocando la bateria en la Wii.

El rio La Garonne en Toulouse


El sabado me iba a Toulouse y solo tuve que posar mi mochila en el arcen para que parara un coche. Era una pareja cincuentona. El hablaba español y me dijo que habia hecho autstop de joven, en el 69. Fue maravilloso ese encuentro. Ademas, tenian que recoger a su padre y me llevaron con ellos a un pueblo, antes de dejarme en el centro de la ciudad.

En Toulouse me esperaba Pauline, una amiga, que me llevo en coche a cada rincon. Desde la azotea del centro comercial Lafayette hasta a la montaña, donde hay unas vistas preciosas de la ciudad. Sin duda he de destacar el lugar preferido de ella que es el rio la garonne. Toulouse es una ciudad universitaria y se nota, porque hay cultura en cada esquina.

Sigo on the road...







Entradas populares