martes, 3 de septiembre de 2013

Shanghai #05. Los rascacielos de Pudong.


26-0403 forbiden city 17
     Shanghai es una ciudad cosmopolita, que tiene barrios que huelen a refrito, sucia, poco higiénica, desordenada, con gente simpática que te sonríe, pero escupe en el metro, y luego estan barrios como Pudong, donde encuentras los rascacielos, luces de neón en árboles, calles requetelimpias, con turismo gastando por dóquier... Un mar de contrastes.
    En Pudong pudimos visitar un rascacielos. Tienen precios diferentes dependiendo la altura que elijas, con sus azafatas y su bar (caro) mientras observas las vistas. Es un negocio redondo. Entre todas los edificios elegimos SWFC y subir al 94F nos costó 120 Yuanes=15€. Para llegar a este barrio siendo turista recomiendo el taxi o el metro (4Y). Nosotros fuimos en el Bund Sightseeing Tunnel que es una bobada de tren con un túnel lleno de luces artísticas, neones, telas colgando para engatusar al turista (70Y la broma).
    El Old town (pueblo o parte vieja) tiene poco de viejo. Es un barrio para vender la marca China, donde pudimos confirmar que había turistas a patadas, la mayoría chinos, con los edificios reconstruidos simulando las casas antiguas y con sus locales de a pie de calle vendiendo souvenirs (donde tienes que regatear, por supuesto). Tras dar una vuelta y esquivar a la masa de gente llegamos al Yuyuan garden, que sí merece la pena entrar (15Y). De nuevo, nos encontramos con un espacio de relax, con similar arquitectura y distribución como el jardín que vimos en Suzhou, pero mucho más grande. Lagos, casas y árboles recrean este maravilloso lugar.
    El Templo de Buda de Jade (20Y entrada y 10Y la tumba) es un esperpento de lo que se ha convertido la religión. Allí aprendí que la gente compra dinero falso para luego quemarlo, porque creen en la vida después de la muerte y al quemarlo se lo donan a los del más allá (!). El templo se encuentra en el este de la ciudad (Línea 7. Changshou rd.) Dentro hay varias figuras de Buda espectacularmente decoradas por todos lados, a las que la gente rezaba una tras otra (desconozco el significado de cada escultura que podían medir más de cinco metros de alto cada una). Dentro del recinto hay puestos de venta de este falso dinero, incienso, velas y, por supuesto, de jade. La tumba está en una sala oscura (donde hay que pagar otra entrada), protegida por varios metros de distancia por una valla y con una persona a cargo, que vende botellas que la gente compra para donarlas y dejarlas al lado de la tumba de Buda, al que no está permitido hacer fotos ni grabar en video. En definitiva, un lugar interesante de ver.
    Nosotros fuimos con la idea de que Shanghai era la cuna de los aparatitos electrónicos muy baratos, pero no. Estuvimos en un mercado al sur de la ciudad (Línea 1. Xujiahui) donde había cientos de tiendas que venden teles, portátiles, tabletas, móviles, etc... pero, aunque eran un poco más barato que en España, seguía siendo todo caro. La ciudad se puede visitar como mucho en tres días, a no ser que busques lo mismo que cualquier capital europea. Por eso visitamos Suzhou y Hangzhou (próxima entrada).
*Precios Marzo 2013.

Entradas populares