jueves, 22 de agosto de 2013

Shanghai #04. Visita a Hangzhou.



    Hangzhou fue nuestra segunda salida desde Shanghai en un viaje de ida y vuelta en tren de alta velocidad (Creo que fueron 25 € i/v). La ciudad tiene más de ocho millones de personas y, debido a que decidimos ir un sábado y que hizo calor, nos acompañó una inmensa masa de gente haciendo turismo alrededor del lago. Una masificación de gente que en ciertos momentos agobiaba. El lago era enorme, pero había una capa de neblina, bien por la contaminación bien por un extraño caso paranormal, por lo que la visibilidad era nula y las fotos salían grises.

    Teníamos la opción de montarnos en una barquita y que nos llevara a otro lado del parque, pero como estábamos en forma decidimos andar alrededor del lago, al menos hasta una Pagoda que en el mapa de turismo nos decía que había que verla y como buenos turistas, fuimos para allá. Durante el camino no solo tuvimos que esquivar a la gente, si no que cada dos por tres pasaban unos trenes que llevaban a más turistas. Si hubiese sido uno solo, no lo hubiera contado, pero es que nos atropellaban cada diez minutos. Además, para llamar la atención iban con una música que empezó a taladrarnos el oído.

    El calor y la gente se hizo pesado, pero después de un buen rato andando alcanzamos la Pagoda, donde tuvimos que pagar la entrada a 15€ por persona. La atracción más cara que vimos en China. Supongo que sería para mantener la escalera mecánica que estaba instalada para subir a la entrada de esta Pagoda-museo, puesto que era una reconstrucción, aunque tenía unas vistas magníficas del lago.

    No hay muchos sitios donde comer, por lo que apenas picamos algo en los quioscos. Unas salchichas que sabían a poco. A pesar de seguir andando para intentar ver el zoo o incluso otro templo, la tarde y el cansancio se nos echó encima y pusimos fin al día del lago. Nos montamos en un taxi y volvimos a la enorme y fantasmagórica estación de tren. En Shanghai descubrimos un restaurante pequeño, pero acogedor, donde un lugareño hacía la masa de la pasta en el momento y nos atendía con una enorme sonrisa.

*Precios Marzo 2013.

Entradas populares