lunes, 17 de marzo de 2014

#057 India. Triste despedida.

Tuna me entrego un diploma del curso.
Estaba sentado con las piernas cruzadas, lo que me recordo a cuando hice el curso de meditacion en Nepal, esta vez era Yoga, pero seguia habiendo conexion. Bostece antes de empezar el Pranayama, es decir, los ejercicios que aprendia de Tuna, mi maestro. Tuna era una chaval indio, casi negro, regordete  con unos labios gordotes, que difilcutaba, mas si cabe, su pronunciacion clara en el ingles. En mitad de un ejercicio, Tuna estornudo. Abri los ojos y volvio a hacerlo de nuevo, a pesar de que quiso evitarlo con la mano. Los ojos se le enrojecieron y se le llenaron de lagrimas. Los tenia muy negros, casi apenas diferenciabas el iris, por lo que Virginia no dudo en calificarlo como Ewok. Mientras Tuna se limpiaba las lagrimas, solto 'Tuna, Tuna, que dificil'. Era algo que tendria que haber pensado para entre si, pero lo dijo en alto, tan claro que lo oi y no pude evitar una sonrisa. Mas tarde comprobaria que nuestro amigo y profesor Tuna tenia esa candidez para expresar sus quejas asi mismo. Por eso y porque me iba a dar clases de filosofia, ademas de los famosos estiramientos que todo el mundo conoce de yoga, quise hacer un curso de una semana con el como colofon y despedida de la India.

El curso fueron 35 horas en total, en las que incluia Pranayama, Ashtanga yoga, Filosofia y Hatha yoga. Apenas me quedaba tiempo para comer y poco mas. El Pranayama ya lo explique antes, son ejercicios de respiracion, jugando con los orificios nasales y la garganta. Me parecio muy interesante, a pesar de que era la primera clase a las 7 AM. Des[pues tenia Asthanga yoga. Todo el mundo conoce el yoga para estirar el cuerpo en diferentes posiciones, pues bien, este estilo es mas veloz y mas dificil. Terminas hecho un piltrafilla si no estas en forma como yo. Las clases de Filosofia las tenia por la tarde y fueron lo que me empujo a hacer el curso, ya que queria tener una introduciion de donde venia el yoga, asi me confirmo que esos estiramientos no son mas que un paso para estar saludable y en forma para meditar. Tuna, que habia estudiado la mitad de su vida con maestros, me confeso que llego a estar seis horas sin moverse meditando. El yoga, tal y como lo venden en europa, (Hatha yoga es el mas conocido, mas suave) es una minima parte del yoga que conlleva no solo un etica de vida si no un camino para ser feliz, tal y como descubri en el curso de meditacion de Nepal.

Tres pucelanos en Rishikech
Buscando su camino encontramos a Javier, el tercer vallisoletano en Rishikech, que convencimos para unirse a las clases de yoga con nosotros y de este modo vivimos algo inusual lejos de nuestros hogares. Pucelanos por el mundo. Pero no todo iba a ser magia. Tambien aqui vivi el peor momento del viaje al despedirme de Virginia y, asi, seguir por separado nuestras andanzas. Por mi parte, escribo estas lineas desde Ayutthaya, una ciudad a una hora de Bangkok, Tailandia. Seguire siendo el mismo mochilero de pronvincias que os cuenta el viaje de su vida, un poco cargado de emociones y grandes recuerdos.

Virginia y yo en Rishikech

Mi nuevo compi de viaje.


Entradas populares